sábado, 3 de octubre de 2009

El mundo al revés: ahora matar es un derecho!!!


VOLVIMOS !!!!

Publicamos un artículo de ZENIT en donde se habla del caso que está viviendo Chile y muchos paises del mundo, en que el mundo modernista liberal está invirtiendo los valores (el sueño que queria Nisetzche). Porque ahora los católicos son los "malos" los "sin corazón" porque frenet a una violación le dicen a la joven que no aborte, y frente a una relación prematrimonial o embarazo no deseado promueve tener al hijo. Y ellos se elevan como los "buenos" porque "sienten" con la "victima" la pena, el horror, etc. Pero es al revés!!!! es malo deshacerse de una vida por un embarazo no deseado, es mejor y más bueno (obviamente más dificil también) tener el hijo de un vilador. Cuántos casos existen de personas que andan en la vida que son hijos de violadores. ¿De qué sirve entonces ayudar a los hijos de ladrones y delincuentes si son hijos de tales? SIRVE!!! porque son personas. Lo mismo pasa con el hijo de un violador. Lo que pasa es que la Sociedad debería ser más amistosa, amable, ayudar económica, psicológica, social y comuitariamente a esa joven, pero como no lo hace, porque está imbuida en ganar plata!!, entonces prefiere y promueve MATAR al hijo. Claro, es lo más fácil, pero como el mundo liberal es hìpócrita, porque el Demonio es Padre de la Mentira, entonces miente miente para que algo quede, y nos hace ver a nosotros los católicos como "malos" por defender la vida, y ellos quieren quedar como buenos...mintiendo.Léanlo:








El mundo del revés: ¡Matar es un derecho!
Por monseñor José Ignacio Munilla, obispo de Palencia


PALENCIA, sábado, 3 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos el artículo que ha escrito monseñor José Ignacio Munilla, obispo de Palencia, con el título "El mundo del revés: ¡Matar es un derecho!".

El jueves 24, fiesta de la Virgen de la Merced, tuve la gracia de visitar el Centro Penitenciario de Dueñas (Palencia), donde celebré la Eucaristía con un numeroso grupo de cientos de presos, en honor a su Patrona. Uno de ellos, de nombre Manuel, compartía conmigo la dura experiencia de su vida, en presencia de otros reclusos. No olvidaré su rostro ni sus palabras: "Mire usted, a mí me pasó una cosa muy simple: Empecé por matar a Dios, borrándolo de mi conciencia; para luego continuar agrediendo a mi familia, a mis amigos y a todos los que se cruzaban en mi camino, y ya no me detuve ni ante el respeto debido a la vida misma".
¡Me sentiría yo mucho más seguro en una nación gobernada por Manuel, que por alguien que sostenga que matar a una criatura en el seno materno, es un "derecho"! ¡Me fío mucho más de quien ha tocado fondo en la vida, por muy bajo que haya caído, y que ha hecho la experiencia humilde del retorno a la sensatez; que de aquel otro que se cree que va a reinventar una nueva civilización, y se muestra seguro en la soberbia de su ideología!


Pueden seguir leyendo el artículo completo (RECOMENDADÍSIMO) en este link: Permalink: http://www.zenit.org/article-32707?l=spanish





















CM.

viernes, 2 de enero de 2009

Santos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno

San Basilio Magno


Uno de los tres Padres Capadocios; Padre del monasticismo oriental; Arzobispo de Cesárea; Patrón de administradores de hospitales .

Nació en Cesárea de Capadocia, de familia cristiana; hombre de gran cultura y virtud, comenzó a llevar vida eremítica, pero el año 370 fue elevado a la sede episcopal de su ciudad natal.

Es considerado como el primer escritor ascético del oriente.

Combatió a los arrianos; escribió excelentes obras y sobretodo reglas monásticas, que rigen aún hoy en muchos monasterios del Oriente.

Murió el día 1 de enero del año 379.

Tema favorito: la caridad hacia los pobres.

De sus cartas:

“¿A quién he perjudicado, dices tú, conservando lo que es mío? Dime, sinceramente, ¿qué te pertenece? ¿De quién recibiste lo que tienes? Si todos se contentaran con lo necesario y dieran el resto a los pobres, no habría ni ricos ni pobres”

Óyeme cristiano que no ayudas al pobre: Tú eres un verdadero ladrón. El pan que no necesitas le pertenece al hambriento. Los vestidos que ya no usas le pertenecen al necesitado. El calzado que ya no empleas le pertenece al descalzo. El dinero que gastas en lo que no es necesario es un robo que le estás haciendo al que no tiene con qué comprar lo que necesita. “Si pudiendo ayudar no ayudas, eres un verdadero ladrón”.

"Lo que nosotros enseñamos no es el resultado de nuestras reflexiones personales, sino lo que hemos aprendido de los Padres"

San Gregorio: “Cada vez que leo un escrito de Basilio, siento que el Espíritu Santo transforma mi alma”.


San Gregorio Nacianceno



Llamado el Demóstenes cristiano por su elocuencia y, en la iglesia Oriental le dicen "el teólogo", por la profundidad de su doctrina y el encanto de su elocuencia. Es uno de los Padres Capadocios, muy cercano a los hermanos San Basilio y San Gregorio de Nicea, los llamados "Padres Capadocios" con quienes cooperó para derrotar la herejía arriana. Es uno de los cuatro grandes Doctores de la Iglesia Griega.

Nació en Nacianzo, Cappadocia (hoy en Turquia), el mismo año que su gran amigo San Basilio.
Perteneció a una familia de santos: Su padre fue un judío converso, obispo de Nacianzo por 45 años (san Gregorio El Mayor), su madre, santa Nona. Sus hermanos, santos Cesáreo y Gorgonia;

Estudió en Cesarea, en Palestina, donde conoció a San Basilio. Estudió leyes por diez años en Atenas. Entre sus compañeros de estudio estaba San Basilio y el futuro emperador, Julián el Apóstata. Gregorio volvió a Nacianzo a los 30 años (aprox.) y se unió a San Basilio por 2 años en vida solitaria.

Aunque prefería la vida solitaria, regresó para ayudar a su padre anciano en la administración de la diócesis. Fue ordenado contra su voluntad por su padre en el 362. Huyó para volver a la vida monacal con Basilio. Pero en 10 semanas regresó a sus responsabilidades como sacerdote. Escribió una apología sobre las responsabilidades del sacerdote.

Alrededor del 372, fue consagrado obispo por S. Basilio de Sasima pero no lo aceptó. Siguió como coajutor de su padre. Esto causó la ruptura de la amistad entre Basilio y Gregorio pero se reconciliarion despues.

Se retiró por 5 años a un monasterio en Seleucia, Isauria. Al morir el emperador Valens se mietigó la persecución de los ortodoxos y un grupo de obispos lo invitaron a Constantinople. La ciudad había sido dominada por 30 años por los arianos. Fue nombrado obispo. Sufrió mucho por difamaciones y persecución de los arianos y otros herejes.

El Concilio de Constantinopla estableció y confirmó las conclusiones de Nicea. Poco después de su consagración como obispo de Constantinopla, sus enemigos pusieron en duda la validez de su elección en 381. El, para restaurar la paz, resignó. Volvió a Nacianzo, donde la cede estaba vacante y administró la diócesis hasta que eligieron a un sucesor. Alrededor del año 384 se retiró. Fue entonces que escribió sus famosos poemas y su autobiografía. Murió en Nacianzo 25 de enero de 389 o 390.

Enseñanza y escritos: 45 discursos, 244 cartas y 400 o más poemas.
En la iconografía aparece como obispo oriental, con el palio y un libro.



Tomado de www.corazones.org

CM


jueves, 25 de septiembre de 2008

Procesión Virgen del Carmen: Oración por Chile

Este Domingo se realizará la tradicional procesión que el Arzobispado de Santiago organiza para orar por la Patria. Domingo 28 de Septiembre a las 16:00 hrs en la Plaza de Armas





Carta de Monseñor Errázuriz, invitando a la Procesión de este año:



INVITACION A LA PROCESION DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN


Queridos hermanos y hermanas en el Señor,El domingo 28 de septiembre celebraremos el Día de Oración por Chile. Ese día, como es nuestra tradición, acompañaremos en procesión a Nuestra Señora del Carmen cuando salga por las calles de nuestra ciudad, avivando nuestra esperanza y pidiéndole al Padre de los cielos su bendición para todos sus hijos.Este año, debido al atentado que sufrió la imagen que nos es tan querida y que fue coronada como Reina y Madre de Chile, saldrá en procesión la imagen de la Virgen del Carmen que se venera en la iglesia de San Agustín. Dios mediante, la imagen que es venerada en su santuario junto a la Catedral, una vez concluida la reparación, podrá presidir la procesión el año venidero.El atentado fue para nuestro pueblo, que tanto quiere a la Sma. Virgen, causa de un hondo sufrimiento. El daño ocasionado a la imagen de nuestra Madre suscitó innumerables muestras de reparación, de veneración y de amor. Su imagen viva, que se encuentra en lo más profundo de nuestros corazones, de nuestras familias y de nuestra cultura, resplandeció como nunca. Nuestra procesión manifestará la gratitud que le guardamos a la Madre y Reina de Chile y, pensando en el futuro de nuestra patria después de las celebraciones del Bicentenario, nuestra confianza en su misión de educadora. Le pedimos que ella nos forme como discípulos misioneros de Jesucristo, para que nuestro pueblo en Él tenga vida. A ella le encomendamos la Misión Continental, particularmente el año que se ha abierto de preparación de los misioneros que se encuentran con Jesús, quieren seguirlo y abrir caminos para que todos se encuentren con Él, nuestro Camino, Verdad y Vida.De corazón invito a participar en la procesión a las comunidades parroquiales, a los colegios, a los movimientos eclesiales y a las nuevas comunidades, y a todas las familias de la Arquidiócesis, que quieren que sus hijos crezcan desde pequeños con un entrañable amor a nuestra Patria y a la Madre de Jesús y Madre de todos nosotros. Como es costumbre, la Procesión saldrá a las 16:00 hrs. desde Plaza de Armas, para culminar con la eucaristía alrededor de las 17:30 hrs. frente a la Catedral. Habrá sacerdotes para atender las confesiones.Ruego al Señor y a la Santísima Virgen que bendigan a todos los que participen en la Procesión o se unan a ella en oración. Les recuerda y bendice de corazón,


† Francisco Javier Errázuriz OssaCardenal Arzobispo de Santiago




CM


miércoles, 24 de septiembre de 2008

Los Católicos y la Vida Pública en Estados Unidos (¿y el mundo?)

Publicaremos en seguidillas de Nuevas Entradas, un texto que encontramos en EWTN, el Canal Católico, escrito por Monseñor José H. Gómez, Arzobispo de San Antonio, Texas, Estados Unidos, sobre la vida política de los católicos, enfocado, principalmente a los dirigentes o agentes políticos. Comenzaremos hoy con la Introducción, que ya es motivo para pensar bastante. Mañana continuaremos.


LOS CATOLICOS Y LA VIDA PUBLICA EN LOS ESTADOS UNIDOS
Consideraciones sobre la “Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política”

Mons. José H. GomezArzobispo de San Antonio, TexasMéxico, 17 de noviembre de 2005




Introducción



Cuentan que una vez un sacerdote exhortaba a un fiel sobre las exigencias de la generosidad cristiana preguntándole si, en el caso de tener dos casas, compartiría una con un necesitado. “Sí padre, por supuesto”; fue la respuesta del fiel. “Y si tuvieras dos caballos ¿Compartirías uno con quien no lo tiene?” “Sí padre”. “Y si tuvieras dos campos de cultivo, ¿Compartirías uno con quien no lo tiene?” “Sí padre”… y así siguieron las preguntas, siempre con una respuesta positiva. Hasta que el sacerdote preguntó: “Y si tuvieras dos camisas, ¿Compartirías una con quien no la tiene?” “¡Ah! eso sí que NO Padre” “¿Y por qué?” preguntó extrañado el sacerdote. “Porque yo SÍ tengo dos camisas”.

Algunos políticos que se llaman católicos, lamentablemente, son como el personaje de la anécdota. Están dispuestos a hacer “cualquier cosa” por la Iglesia… siempre que no sea lo que REALMENTE están pensando hacer.

Y precisamente porque existe este problema, es que se hizo necesario, especialmente en los últimos años, la publicación del tema de esta ponencia, la “Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política”.

La nota de suyo es bastante clara y no creo que yo pueda dar más luces de las que ella misma da. Pero creo que vale la pena comentarla desde la experiencia de lo acontecido en Estados Unidos, y de cómo esta experiencia puede ayudar a responder frente a lo que ya ocurre y puede ocurrir en otros países.

De hecho, el tema de la identidad católica y la política práctica partidista ha suscitado un debate sumamente intenso al interior de la Iglesia en Estados Unidos; y muchos políticos norteamericanos que se consideran católicos se han quejado de la “injusticia” con la que han sido tratados cuando se les ha recordado que no deberían comulgar si su acción está reñida con las enseñanzas fundamentales de la Iglesia. Muchos de ellos, incluso, han puesto como ejemplo de la supuesta “discriminación” que sufren, el gran número de políticos que en América Latina discrepan con las enseñanzas de la Iglesia y sin embargo, reciben la Comunión.


Lo central de la nota doctrinal

La Nota doctrinal publicada el 16 de junio de 2003 es bastante explícita. Sin embargo, me he permitido extraer ocho conceptos que considero como ejes en su interior. Son los siguientes y los leo casi textualmente del documento original:

- “Se puede verificar hoy un cierto relativismo cultural, que se hace evidente en la teorización y defensa del pluralismo ético, que determina la decadencia y disolución de la razón y los principios de la ley moral natural”.

- “La Iglesia tiene el derecho y el deber de pronunciar juicios morales sobre realidades temporales cuando lo exija la fe o la ley moral”.

- La recta concepción de la persona es “un principio sobre el que los católicos no pueden admitir componendas, pues de lo contrario se menoscabaría el testimonio de la fe cristiana en el mundo y la unidad y coherencia interior de los mismos fieles”.

- “El compromiso político a favor de un aspecto aislado de la doctrina social de la Iglesia no basta para satisfacer la responsabilidad de la búsqueda del bien común en su totalidad”.

- Existen “principios morales que no admiten derogaciones, excepciones o compromiso alguno”. “Este es el caso de las leyes civiles en materia de aborto y eutanasia”.

- “Hay que insistir en el deber de respetar y proteger los derechos del embrión humano. Análogamente, debe ser salvaguardada la tutela y la promoción de la familia, fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto y protegida en su unidad y estabilidad, frente a las leyes modernas sobre el divorcio”.

- “No se trata en sí de ‘valores confesionales’, pues tales exigencias éticas están radicadas en el ser humano y pertenecen a la ley moral natural”.

- “Las orientaciones contenidas en la presente Nota quieren iluminar uno de los aspectos más importantes de la unidad de vida que caracteriza al cristiano: La coherencia entre fe y vida, entre evangelio y cultura, recordada por el Concilio Vaticano.



[...continúa]



Si quiere leerla de forma completa ya, la encuentra haciéndo click en la imagen

viernes, 25 de julio de 2008

40 años de la Humanae Vitae en el día de Santiago Apóstol


40 años de lucha POR la VIDA HUMANA
"Certa bonum certamen fidei" (I Tim, VI, 12)

¿Qué dice la Iglesia en torno a la Regulación de la Natalidad? La Recta Doctrina sobre este tema se encuentra, principalmente, en ésta maravillosa encíclica.
Exponemos, a nuestros lectores, el llamamiento final del Papa Pablo VI, a las autoridades públicas, a los Obispos, a los científicos y médicos, y personal relacionado con la salud, a los sacerdotes, a las familias, pues realizón un llamado concreto a cada agente eclesial:

Llamamiento a las autoridades públicas 23. Nos decimos a los gobernantes, que son los primeros responsables del bien común y que tanto pueden hacer para salvaguardar las costumbres morales: no permitáis que se degrade la moralidad de vuestros pueblos; no aceptéis que se introduzcan legalmente en la célula fundamental, que es la familia, prácticas contrarias a la ley natural y divina. Es otro el camino por el cual los poderes públicos pueden y deben contribuir a la solución del problema demográfico: el de una cuidadosa política familiar y de una sabia educación de los pueblos, que respete la ley moral y la libertad de los ciudadanos. Somos conscientes de las graves dificultades con que tropiezan los poderes públicos a este respecto, especialmente en los pueblos en vía de desarrollo. A sus legítimas preocupaciones hemos dedicado nuestra encíclica Populorum Progressio. Y con nuestro predecesor, Juan XXIII, seguimos diciendo: "Estas dificultades no se superan con el recurso a métodos y medios que son indignos del hombre y cuya explicación está sólo en una concepción estrechamente materialística del hombre mismo y de su vida. La verdadera solución solamente se halla en el desarrollo económico y en el progreso social, que respeten y promuevan los verdaderos valores humanos, individuales y sociales" (26). Tampoco se podría hacer responsable, sin grave injusticia, a la Divina Providencia de lo que por el contrario dependería de una menor sagacidad de gobierno, de un escaso sentido de la justicia social, de un monopolio egoísta o también de la indolencia reprobable en afrontar los esfuerzos y sacrificios necesarios para asegurar la elevación del nivel de vida de un pueblo y de todos sus hijos (27).
Que todos los Poderes responsables —como ya algunos lo vienen haciendo laudablemente— reaviven generosamente los propios esfuerzos, y que no cese de extenderse el mutuo apoyo entre todos los miembros de la familia humana: es un campo inmenso el que se abre de este modo a la actividad de las grandes organizaciones internacionales.
A los hombres de ciencia 24. Queremos ahora alentar a los hombres de ciencia, los cuales "pueden contribuir notablemente al bien del matrimonio y de la familia y a la paz de las conciencias si, uniendo sus estudios, se proponen aclarar más profundamente las diversas condiciones favorables a una honesta regulación de la procreación humana" (28). Es de desear en particular que, según el augurio expresado ya por Pío XII, la ciencia médica logre dar una base, suficientemente segura, para una regulación de nacimientos, fundada en la observancia de los ritmos naturales (29). De este modo los científicos, y en especial los católicos, contribuirán a demostrar con los hechos que, como enseña la Iglesia, "no puede haber verdadera contradicción entre las leyes divinas que regulan la transmisión de la vida y aquellas que favorecen un auténtico amor conyugal" (30).

A los esposos cristianos
25. Nuestra palabra se dirige ahora más directamente a nuestros hijos, en particular a los llamados por Dios a servirlo en el matrimonio. La Iglesia, al mismo tiempo que enseña las exigencias imprescriptibles de la ley divina, anuncia la salvación y abre con los sacramentos los caminos de la gracia, la cual hace del hombre una nueva criatura, capaz de corresponder en el amor y en la verdadera libertad al designio de su Creador y Salvador, y de encontrar suave el yugo de Cristo (31). Los esposos cristianos, pues, dóciles a su voz, deben recordar que su vocación cristiana, iniciada en el bautismo, se ha especificado y fortalecido ulteriormente con el sacramento del matrimonio. Por lo mismo los cónyuges son corroborados y como consagrados para cumplir fielmente los propios deberes, para realizar su vocación hasta la perfección y para dar un testimonio, propio de ellos, delante del mundo (32). A ellos ha confiado el Señor la misión de hacer visible ante los hombres la santidad y la suavidad de la ley que une el amor mutuo de los esposos con su cooperación al amor de Dios, autor de la vida humana. No es nuestra intención ocultar las dificultades, a veces graves, inherentes a la vida de los cónyuges cristianos; para ellos como para todos "la puerta es estrecha y angosta la senda que lleva a la vida" (33). La esperanza de esta vida debe iluminar su camino, mientras se esfuerzan animosamente por vivir con prudencia, justicia y piedad en el tiempo (34), conscientes de que la forma de este mundo es pasajera (35). Afronten, pues, los esposos los necesarios esfuerzos, apoyados por la fe y por la esperanza que "no engaña porque el amor de Dios ha sido difundido en nuestros corazones junto con el Espíritu Santo que nos ha sido dado" (36); invoquen con oración perseverante la ayuda divina; acudan sobre todo a la fuente de gracia y de caridad en la Eucaristía. Y si el pecado les sorprendiese todavía, no se desanimen, sino que recurran con humilde perseverancia a la misericordia de Dios, que se concede en el sacramento de la penitencia. Podrán realizar así la plenitud de la vida conyugal, descrita por el Apóstol: "Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia (...). Los maridos deben amar a sus esposas como a su propio cuerpo. Amar a la esposa ¿no es acaso amarse a sí mismo? Nadie ha odiado jamás su propia carne, sino que la nutre y la cuida, como Cristo a su Iglesia (...). Este misterio es grande, pero entendido de Cristo y la Iglesia. Por lo que se refiere a vosotros, cada uno en particular ame a su esposa como a sí mismo y la mujer respete a su propio marido" (37).

Apostolado entre los hogares
26. Entre los frutos logrados con un generoso esfuerzo de fidelidad a la ley divina, uno de los más preciosos es que los cónyuges no rara vez sienten el deseo de comunicar a los demás su experiencia. Una nueva e importantísima forma de apostolado entre semejantes se inserta de este modo en el amplio cuadro de la vocación de los laicos: los mismos esposos se convierten en guía de otros esposos. Esta es, sin duda, entre las numerosas formas de apostolado, una de las que hoy aparecen más oportunas (38).

A los médicos y al personal sanitario
27. Estimamos altamente a los médicos y a los miembros del personal de sanidad, quienes en el ejercicio de su profesión sienten entrañablemente las superiores exigencias de su vocación cristiana, por encima de todo interés humano. Perseveren, pues, en promover constantemente las soluciones inspiradas en la fe y en la recta razón, y se esfuercen en fomentar la convicción y el respeto de las mismas en su ambiente. Consideren también como propio deber profesional el procurarse toda la ciencia necesaria en este aspecto delicado, con el fin de poder dar a los esposos que los consultan sabios consejos y directrices sanas que de ellos esperan con todo derecho.

A los sacerdotes
28. Amados hijos sacerdotes, que sois por vocación los consejeros y los directores espirituales de las personas y de las familias, a vosotros queremos dirigirnos ahora con toda confianza. Vuestra primera incumbencia —en especial la de aquellos que enseñan la teología moral— es exponer sin ambigüedades la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio. Sed los primeros en dar ejemplo de obsequio leal, interna y externamente, al Magisterio de la Iglesia en el ejercicio de vuestro ministerio. Tal obsequio, bien lo sabéis, es obligatorio no sólo por las razones aducidas, sino sobre todo por razón de la luz del Espíritu Santo, de la cual están particularmente asistidos los pastores de la Iglesia para ilustrar la verdad (39). Conocéis también la suma importancia que tiene para la paz de las conciencias y para la unidad del pueblo cristiano, que en el campo de la moral y del dogma se atengan todos al Magisterio de la Iglesia y hablen del mismo modo. Por esto renovamos con todo nuestro ánimo el angustioso llamamiento del Apóstol Pablo: "Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos habléis igualmente, y no haya entre vosotros cismas, antes seáis concordes en el mismo pensar y en el mismo sentir" (40). 29. No menoscabar en nada la saludable doctrina de Cristo es una forma de caridad eminente hacia las almas. Pero esto debe ir acompañado siempre de la paciencia y de la bondad de que el mismo Señor dio ejemplo en su trato con los hombres. Venido no para juzgar sino para salvar (41), El fue ciertamente intransigente con el mal, pero misericordioso con las personas. Que en medio de sus dificultades encuentren siempre los cónyuges en las palabras y en el corazón del sacerdote el eco de la voz y del amor del Redentor. Hablad, además, con confianza, amados hijos, seguros de que el Espíritu de Dios que asiste al Magisterio en el proponer la doctrina, ilumina internamente los corazones de los fieles, invitándolos a prestar su asentimiento. Enseñad a los esposos el camino necesario de la oración, preparadlos a que acudan con frecuencia y con fe a los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia, sin que se dejen nunca desalentar por su debilidad.

A los Obispos
30. Queridos y venerables hermanos en el episcopado, con quienes compartimos más de cerca la solicitud del bien espiritual del Pueblo de Dios, a vosotros va nuestro pensamiento reverente y afectuoso al final de esta encíclica. A todos dirigimos una apremiante invitación. Trabajad al frente de los sacerdotes, vuestros colaboradores, y de vuestros fieles con ardor y sin descanso por la salvaguardia y la santidad del matrimonio para que sea vivido en toda su plenitud humana y cristiana. Considerad esta misión como una de vuestras responsabilidades más urgentes en el tiempo actual. Esto supone, como sabéis, una acción pastoral, coordinada en todos los campos de la actividad humana, económica, cultural y social; en efecto, solo mejorando simultáneamente todos estos sectores, se podrá hacer no sólo tolerable sino más fácil y feliz la vida de los padres y de los hijos en el seno de la familia, más fraterna y pacífica la convivencia en la sociedad humana, respetando fielmente el designio de Dios sobre el mundo.

Llamamiento final
31. Venerables hermanos, amadísimos hijos y todos vosotros, hombres de buena voluntad: Es grande la obra de educación, de progreso y de amor a la cual os llamamos, fundamentándose en la doctrina de la Iglesia, de la cual el Sucesor de Pedro es, con sus hermanos en el episcopado, depositario e intérprete. Obra grande de verdad, estamos convencidos de ello, tanto para el mundo como para la Iglesia, ya que el hombre no puede hallar la verdadera felicidad, a la que aspira con todo su ser, más que en el respeto de las leyes grabadas por Dios en su naturaleza y que debe observar con inteligencia y amor. Nos invocamos sobre esta tarea, como sobre todos vosotros y en particular sobre los esposos, la abundancia de las gracias del Dios de santidad y de misericordia, en prenda de las cuales os otorgamos nuestra bendición apostólica.



Oramos a nuestro Patrono Santiago, porque fue mártir del Evangelio, porque ha custodiado esta Encíclica, pidiéndole que expanda y extienda su influencia en el pueblo de Dios, que ayude y fortalezca a todos los que luchan por defender la VIDA HUMANA CON LA SANA DOCTRINA, y que interceda en la conversión de los enemigos de la Iglesia:

Oremos
Dios todopoderoso y eterno, que quisiste que Santiago fuera el primero de entre los apóstoles en derramar su sangre por la predicación del Evangelio, fortalece a tu Iglesia con el testimonio de su martirio y confórtala con su valiosa protección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

y una invitación, a un foro en torno a ésta Encíclica:


¡ Click en la imagen para verla en grande !

CM


jueves, 24 de julio de 2008

Cristo Mártir: Imagen del Cristo de la Expiración, la espiritualidad del martirio



Imagen del Cristo de la Expiración, Imagen Venerada por la Asociación de Fieles Cristo Mártir. Esta imagen fue hecha por Francisco Ruiz Guijón, Artista español del Siglo XVII. La original se encuentra en Sevilla, España. También llamada "El Cachoro"


Cristo Mártir es una comunidad de fieles ubicada en Chile. Su propósito es la congregación en torno a la devoción de Cristo como el primer Mártir, no cronológicamente, sino ontológicamente, es decir, Cristo no fue -como es lógico- el primer Mártir en el orden temporal, según el tiempo lineal humano, sino que fue el Primer Mártir porque fue el Mártir por excelencia. Fue él quién derramó su sangre y dió su vida por la Verdad, siendo Testimonio de la Verdad, de lo que había visto y oído, de Dios. Todos los demás mártires se dicen así en relación a que participan del martirio de Cristo, imitándo su vida. El propósito de Cristo Mártir es difundir el martirio como espiritualidad base del cristianismo: todo el que es cristiano debe ser mártir.
Hay que entender que "mártir", significa, etimológicamente "testigo" y por extensión "testimonio": todo cristiano ha de ser "testigo" y "testimonio" de Cristo, como Él lo fue de Dios. Nuestra misión es que el mundo comience a mirar el martirio no sólo como la entrega sangrienta de la vida, sino la simple entrega de la vida. Por eso es mártir un religioso, que se entrega bajo el Orden Sagrado, o un Matrimonio, que también entrega su vida como testimonio del Amor. O, incluso, una joven virgen: la virginidad es también un martirio, por cuanto es testimonio de fe.
Todo el cristianismo es un martirio.

Tampoco hay que mirar el Martirio como obra cruenta, como si el cristianismo fuera una oscuridad permanente. San Pablo dice a este respecto: "Si Cristo no hubiera Resucitado, vana sería nuestra fe". La Resurrección elimina esa aparete oscuridad del cristianismo, y, por ende, del martirio. El martirio no es muerte, es muerte y Resurrección, pues sólo actúa como mártir, quién está mirando la vida celestial, está celebrando ya la victoria de Cristo: "Con qué alegría estuvo allí Cristo, de qué buena gana luchó y venció en aquellos siervos suyos".

El Martirio es LUZ y ALEGRIA, como dice el Capítulo 10 de la Carta a los Hebreos. Los mártires marchaban alegres a su combate y a su muerte.
Estas son algunas caracteristicas del MARTIRIO:

-Es alegría cristiana
-Es victoria en Cristo
-Es derrota del Demonio
-Visión del Cielo
-Expiación de los pecados
-Es Agradecimiento a la Santísima Trinidad
-Es el acto más perfecto de amor
-Es la imitación más fiel de Cristo
-Es el acompañamiento más de cerca y el mayor consuelo de la Santísima Virgen

La Santísima Virgen es la Reina de los Mártires, y aunque no recibió muerte cruenta, pues Dios quiso preservarla de ello, a cambio, fue asunta al Cielo. El martirio de María no es un morir en su cuerpo, sino en su corazón, según lo dijo la profesía de Simeon: sufrió un verdadero martirio al pie de la cruz; pero también es un martirio su virginidad y su fiat, y su vida entera es participación del martirio de Cristo
Por eso no podemos reducir nuetsra visión de la fe: Cruz y Luz, martirio y salvación, tristeza y gozo, sufrimiento y esperanza, miseria y misericordia, en el fondo: Encarnación y Resurección, el martirio incluye ambas visiones de la fe, pues ambas las vivió Cristo Mártir, y su Santísima Madre:


nosotros los discípulos de Cristo Mártir, y de la Reina de los Mártires tenemos que decir:

¿Cómo no voy a creer en un testigo que ha firmado con su sangre su Doctrina?
Padre Osvaldo Lira, ss.cc., Chile, 1904 - 1996

CM

martes, 22 de julio de 2008

Cristo Mártir


Imagen del Cristo de la Expiración, Imagen Venerada por la Asociación de Fieles Cristo Mártir. Esta imagen fue hecha por Francisco Ruiz Guijón, Artista español del Siglo XVII. La original se encuentra en Sevilla, España. . Comúnmente se le conoce como "El Cachooro"


Cristo Mártir es una comunidad de fieles ubicada en Chile. Su propósito es la congregación en torno a la devoción de Cristo como el primer Mártir, no cronológicamente, sino ontológicamente, es decir, Cristo no fue -logicamente- el primer Mártir en el orden temporal, según el tiempo lineal humano, sino que fue el Primer Mártir por que fue el Mártir por excelencia. Fue él quién derramó su sangre y dió su vida por la Verdad, siendo Testimonio de la Verdad, de lo que había visto, de Dios. Todos los demás mártires se dicen así en relación a que participan del martirio de Cristo, imitándo su vida.
El propósito de Cristo Mártir es difundir el martirio como espiritualidad base del cristianismo: todo el que es cristiano debe ser mártir. Hay que entender que "mártir", significa, etimológicamente "testigo" y por extensión "testimonio": todo cristiano ha de ser "testigo" y "testimonio" de Cristo, como Él lo fue de Dios. Nuestra misión es que el mundo comience a mirar el martirio no sólo como la entrega sangrienta de la vida, sino la simple entrega de la vida. Por eso es mártir un religioso, que se entrega bajo el Orden Sagrado, o un Matrimonio, que también entrega su vida como testimonio del Amor. O, incluso, una joven virgen: la virginidad es también un martirio, por cuanto es testimonio de fe.

Todo el cristianismo es un martirio.

Tampoco hay que mirar el Martirio como obra cruenta, como si el cristianismo fuera una oscuridad permanente. San Pablo dice a este respecto: "Si Cristo no hubiera Resucitado, vana sería nuestra fe". La Resurrección elimina esa aparete oscuridad del cristianismo, y, por ende, del martirio. El martirio no es muerte, es Resurrección, pues sólo actúa como mártir, quién está mirando la vida celestial, está celebrando ya la victoria de Cristo: "Con qué alegría estuvo allí Cristo, de qué buena gana luchó y venció en aquellos siervos suyos".

El Martirio es LUZ y ALEGRIA, como dice el Capítulo 10 de la Carta a los Hebreos. Los mártires marchaban alegres a su combate y a su muerte
Estas son algunas caracteristicas del MARTIRIO:
-Es alegría cristiana
-Es victoria en Cristo
-Es derrota del Demonio
-Visión del Cielo
-Expiación de los pecados
-Es Agradecimiento a la Santísima Trinidad
-Es el acto más perfecto de amor
-Es la imitación más fiel de Cristo
-Es el acompañamiento más de cerca y el mayor consuelo de la Santísima Virgen

La Santísima Virgen es la Reina de los Mártires, y aunque no recibió muerte cruenta, pues Dios quiso preservarla de ello, a cambio, fue asunta al Cielo. El martirio de María no es un morir en su cuerpo, sino en su corazón, según lo dijo la profesía de Simeon: sufrió un verdadero martirio al pie de la cruz; pero también es un martirio su virginidad y su fiat, y su vida.
Por eso no podemos reducir nuetsra visión de la fe: Cruz y Luz, martirio y salvación, tristeza y gozo, sufrimiento y esperanza, miseria y misericordia, en el fondo: Encarnación y Resurección:

¿Cómo no voy a creer en un testigo que ha firmado con su sangre su Doctrina?
Padre Osvaldo Lira, ss.cc., Chile, 1904 - 1996


CM